DEL “USAR Y TIRAR” AL REACONDICIONAR

La gran transformación empieza con un primer paso: REACONDICIONAR. Llevamos demasiado tiempo mirando hacia otro lado. Vivimos en un planeta que está minuciosamente diseñado para la vida y del que obtenemos en cada momento aquello que necesitamos. Una vida y un planeta que actualmente están gravemente amenazados por los miles de millones de toneladas de residuos, que los humanos generamos por nuestra necesidad frenética de “usar y tirar”.

Esta mentalidad dominante de que somos más felices comprando, acumulando, usando y finalmente desechando, lo que en términos económicos-ambientales se conoce como modelo lineal, está dañando gravemente los entornos naturales y contamina el medioambiente.

La obsolescencia, la variedad de productos demandados, el exceso de fabricación y el gran excedente de bienes que se van acumulando nos dimensionan unos datos realmente preocupantes.

 LA LLUVIA DE DATOS

Los datos que aportamos, a continuación, están extraídos del último informe de las Naciones Unidas publicado en julio del 2020. Debemos tener en cuenta que estas cifras únicamente incluyen desechos electrónicos.

  • 2019 se produjeron 53,6 millones de toneladas (MT) de residuo electrónicos a nivel mundial.
    • Solo el 17,4% de los residuos electrónicos se recogieron y reciclaron.
    • Se estima que se liberaron a la atmósfera 98 toneladas de CO2 procedentes de refrigeradores y aires acondicionados desechados.
    • Europa lidera el ranking de generación de residuos-e per cápita, con 16,5 Kg por persona y año.
  • 2030 el informe predice que la basura electrónica global alcanzará 74 millones de toneladas (MT).

Según un estudio publicado en 2019 por la revista Environmental Science & Technology es 13 veces más caro extraer los minerales de yacimientos naturales que recuperarlos a partir de desechos tecnológicos para fabricar nuevos dispositivos.

BUSCANDO SOLUCIONES, ¿POR DÓNDE EMPEZAR?

Una forma viable de reducir este ritmo frenético pasa por alargar el ciclo de vida de los productos. Es lo que en términos económicos-ambientales se conoce como modelo circular.

Cuando queremos definir de forma precisa, clara y breve el concepto economía circular nos referimos a las 7 “R”: reflexionar, rechazar, reducir, reutilizar, reparar, reciclar y recuperar.

La propuesta es un modelo que prima el beneficio social y medioambiental, vinculado muy estrechamente con la sostenibilidad, pero sin olvidar lo económico.

En el modelo circular un residuo puede convertirse en recurso, porque apuesta por el uso en lugar del consumo. Si un producto ya no responde a las necesidades iníciales de un consumidor, se vuelve a reintroducir en el circuito económico.

Si bien es cierto que muchos consumidores todavía se muestran reacios a utilizar productos reciclados, reparados o reacondicionados, esta tendencia está cambiando. Una clara evidencia de este cambio se puede constatar analizando las búsquedas que se realizan en Google con la palabra clave “reacondicionado”. Desde el año 2014 el número de consultas no ha dejado de crecer, lo que se ha reflejado en las ventas y en la creciente inquietud de los usuarios por informarse de las características de este tipo de productos y su valor.

En Batemat estamos totalmente sensibilizados con este nuevo enfoque. Hemos incorporando en nuestra línea productos reacondicionados. Estos equipos a pesar de no ser nuevos, han sido poco usados. Nosotros, como proveedores, los revisamos concienzudamente, garantizando que se encuentran en perfectas condiciones estéticas y de rendimiento. Lo que nos permite ofrecer una garantía de entre 1 y 2 años y pueden ser devueltos si el usuario no está conforme Y no debemos olvidar que siempre están sujetos a grandes promociones.

Todos salimos ganando, porque dar una segunda vida a los productos nos beneficia a nosotros y a nuestro planeta.

RESPONSABLES DE NUESTRA SUPERVIVIENCIA Y DE LA DEL PLANETA/VIDA

Sobrevivir significa integrarnos en el proceso de la vida y para integrarnos debemos tomar conciencia. ¿Qué tal si volvemos a relacionarnos con ella de una manera no lineal, no por conveniencia o justicia?

El ser humano debe adaptarse a este nuevo proceso a través de cinco herramientas básicas: la paciencia, la cooperación, la empatía, la confianza y la honestidad.

Informe de Naciones Unidas sobre los residuos en 2019

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *